Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

Ser sostenible también es rentable

Ser sostenible también es rentable

Hay varios fondos socialmente responsables que superan ya en rentabilidad de media a los generale

Rentabilidad, rentabilidad y rentabilidad. Ese es el mantra que cualquier persona o empresa sigue cuando tiene que invertir su dinero. Y, precisamente, esa suele ser la justificación que muchas veces se utiliza cuando a alguien ajeno a la sostenibilidad se le plantea la posibilidad de invertir con criterios socialmente responsables.

“Si, es muy interesante, pero no es rentable.Lo importante de una inversión es su retorno y hay opciones mucho mejores”. Esta es una afirmación que todavía escuchamos con demasiada frecuencia. Sin embargo, como muchas de las cosas que se dicen sin un análisis en profundidad, no es rigurosamente cierta.

A día de hoy diferentes fondos de Inversión Socialmente Responsable (ISR) generan ya una rentabilidad superior, de media, a los fondos generales que no tienen en cuenta las características sostenibles en sus inversiones. Por ejemplo, referencias indexadas al S&P 500 se han visto superadas por índices con criterios sostenibles como el índice de responsabilidad social MSCI KLD 400, que se comercializa desde 1990 y que ha dado una rentabilidad media anual desde su lanzamiento, del 10,46%.

Esta realidad comienza también a notarse en el coste de financiación de las grandes empresas. Así, numerosas compañías empiezan a optar por instrumentos que permiten rebajar el coste financiero cuando su actividad cumple determinados criterios de sostenibilidad.

Este es el caso del denominado sustainability improvement loan. Se trata de un crédito cuyo tipo de interés además de indexarse a los criterios habituales (perfil crediticio de la compañía, plazo, importe, etc.), también lo hace a la calificación que concede una entidad independiente en materia medioambiental, social y de gobierno corporativo. Un precio que además puede fluctuar a lo largo de la vida del crédito en función de las variaciones de esa nota, incentivando al prestatario a mejorar la misma. Algo que termina generando la creación de un círculo virtuoso entre todas las partes involucradas.

Noticia completa


ARTÍCULOS RELACIONADOS