Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

Allianz apuesta por evangelizar la inversión soste...

Allianz apuesta por evangelizar la inversión sostenible

Al igual que cualquier otra inversión tradicional, la inversión socialmente responsable (ISR) tiene en cuenta criterios financieros como rentabilidad y riesgo a la hora de seleccionar los activos en los que invierte. Pero, a diferencia de ella, incorpora otros criterios que podemos calificar como extra financieros. Y esos no son otros que los conocidos como ISR: medioambientales, sociales y de buen gobierno. “La sostenibilidad en España es más baja que en otros países de nuestro entorno. Hace falta una evangelización, por decirlo así, que amplíe la cultura financiera en este campo”, afirma Marisa Aguilar, directora de Allianz Global Investors en España.

¿Por qué? Cierto que la evolución de la inversión en este tipo de productos ha tenido un crecimiento que podemos considerar importante tanto en Europa, en general, como en España, en particular. De hecho hablamos de 11.045.479 millones de euros en el Viejo Continente (datos de Eurosif), y de 169.359 millones en España (datos de Spainsif).

En su desarrollo han tenido un papel importante tanto la preocupación de las empresas por gestionar los planes de pensiones de sus empleados, como la aparición de diferentes estudios que demuestran que la rentabilidad obtenida por este tipo de inversiones no es inferior a las que podríamos denominar como tradicionales.

Su despegue es lento porque se espera que haya una demanda y lo que habría que hacer es generar dicha demanda

En España sólo apuestan por ella alrededor del 7% del total de los inversores”, acota Marisa Aguilar. Y la mayoría suelen ser institucionales. “El interés de los particulares es todavía pequeño”, apunta José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis.

Por su parte, Ignacio Perea, director de Inversiones de Tressis, se lamenta de que “no tenemos gestoras nacionales con esa visión. Quizás están esperando a que haya una demanda y lo que hay que hacer más bien es generar esa demanda. Estamos muy lejos de otras entidades de fuera de España”.

Allianz y la regulación europea

Los principios que rigen la inversión socialmente responsable son la protección de la vida humana, el respeto de los derechos humanos, la defensa de la paz, la protección y la promoción de la salud, la responsabilidad social de la empresa, y el cuidado del medio ambiente.

“Estamos viendo mucha perspectiva de riesgo pero también muchas oportunidades. Los fondos ISR son tan estrictos que muchas compañías importantes se quedan fuera”, matiza Susana Peñarrubia, director general de Integración ISR de DWS.

E Isabel Peñalosa, directora de Relaciones Institucionales y Asesoría Jurídica de la Asociación Española de Fundaciones, hace hincapié en que “el mayor cambio sufrido por esta área en los últimos ha sido la calidad de la información. Hemos presionado más a las empresas para que nos dieran información sobre cómo se comportaban respecto al medioambiente y a la sociedad”.

 El número es redondo: 202.251. Son los empleados que Banco Santander tiene allí donde está presente, desde Reino Unido a España, pasando por Turquía,…

No se trata sólo de que lo pongan en la memoria y en el informe pertinente sobre RSC (Responsabilidad Social Corporativa). “Hay que ver realmente qué impacto tiene en los resultados, en el medioambiente y en la sociedad”, acota Isabel Peñalosa.

En su despegue están teniendo como lastre el hecho de que no haya un marco regulatorio claro. “Habrá una regulación europea en este sentido que actuará como dinamizador”, sostiene la directora de Allianz Global Investors en España. Sin olvidar que las nuevas generaciones también vienen empujando fuerte y apostando por este tipo de inversión.

“Desde el año pasado estamos notando en España más interés por este mundo complejo. Eso, materializado en activos, todavía es poco. Se habla más pero no se materializa en flujos relevantes. Estamos en una primera fase”, concreta Marisa Aguilar.

Aquellos que ven con malos la ISR apuntan a que, al disminuir el universo de inversión, existe una concentración y, por ende, un incremento del riesgo. En el otro lado de la balanza, sus defensores indican que este problema es peccata minuta ya que cuentan con más información sobre las compañías que los fondos tradicionales. “Veremos una aceleración en los próximos trimestres”, pronostica la directora de Allianz Global Investors en España.

Ir a la fuente