Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

La inversión ASG es ya deber fiduciario, también e...

La inversión ASG es ya deber fiduciario, también en crédito

TRIBUNA de Frédéric Salmon, director de crédito de Pictet AM.

Es norma en renta variable evaluar las empresas con criterios de ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) y también los inversores en renta fija, cada vez más, se están dando cuenta de que estos criterios no financieros tienen efecto en la solvencia del crédito. En julio de 2018 los activos bajo gestión en fondos de bonos con inversión responsable en su definición amplia ya sumaban 126.000 millones de dólares, en comparación con 392.000 millones en fondos de renta variable equivalente.

De hecho los inversores se están volviendo más sensibles al riesgo de reputación.  Al mismo tiempo están surgiendo nuevas técnicas y métricas para estos factores, cuyos riesgos materiales se habían pasado por alto por no poder medirse, mientras un creciente cuerpo de investigación académica muestra correlación positiva entre evaluaciones ASG y coste del capital.  Efectivamente, el metaanálisis de G Friede, T Busch y A Bassen, “ESG and financial performance ESG and financial performance: aggregated evidence from more than 2000 empirical studies”, Journal of Sustainable Finance and Investment (2015) encontró que en aproximadamente 90% de los estudios hay correlación positiva entre calificaciones ASG y rentabilidad empresarial, siendo positiva en 50% de los casos. Ello es atribuible a la regulación, conciencia pública y consumo, que cada vez más tiene en cuenta estas dimensiones.

79% de gestores consideran la gobernanza el más importante factor ASG

Pero los inversores en renta fija siguen considerando que las estrategias de inversión responsable implican sacrificar parte de la rentabilidad, a pesar de que un enfoque ASG correctamente construido debe generar exceso de rentabilidad.  Así, hace tiempo que las carteras de crédito de empresas de altos estándares de gobernanza superan las de bajo nivel, una media de 6,8 puntos básicos mensualmente entre septiembre de 2009 y abril de 2016 por puntuaciones MSCI ESG, según Barclays ESG Investing in Credit Markets y no debe sorprender que 79% de los gestores de activos consideren la gobernanza el más importante factor ASG.

Sin embargo para los beneficiarios de la gestión de activos, individuos, fondos de pensiones e instituciones, son más importantes los factores ambientales y sociales, a pesar de que tienden a ser más difíciles de cuantificar y más fáciles de ignorar.  Ello puede deberse a que los problemas de gobernanza salen a la luz más rápidamente.  Además los problemas ambientales a menudo se deben a una cultura corporativa que acepta infracciones menores, como fue el caso de la catástrofe del Deepwater Horizon de BP, precedida de un deficiente comportamiento medioambiental los años anteriores. En otro ámbito algunas navieras han empezado a prepararse para las nuevas normas de transporte marítimo mundial de la Organización Marítima Internacional, que limitan a partir de 2020 el contenido de azufre en el combustible al 0,5% desde 3,5%. Además las empresas con relaciones deficientes con los empleados o que no abordan la discriminación se enfrentan a riesgos de marca y reputación, sobre todo cuando los titulares negativos se amplían en medios sociales -como, Ryanair ha llegado a sufrir-. Incluso las brechas salariales están en escrutinio, lo que para empresas de márgenes estrechos y salario mínimo puede tener un impacto significativo.

Una orientación rígida y excluyente con frecuencia afecta la rentabilidad

En última instancia la inversión ASG sólo funciona si facilita asignar capital a empresas que prosperarán a largo plazo.

Pero los inversores con una orientación rígida y excluyente, únicamente basada en consideraciones morales o éticas, ven con frecuencia afectada su rentabilidad. Ello se debe en parte a que algunos sectores son más críticos para la economía.  Así, aunque no nos gusten los efectos secundarios medioambientales de la industria petrolera, por ahora sin ella la mayoría de la gente en el mundo estaría mucho peor.  De todas formas algunos productores de petróleo ya se toman la ASG muy en serio y ha llevado a cabo mejoras significativas en sus huellas de carbono.

De la misma manera, es racional excluir sectores no esenciales para el bienestar de una economía que acarrean externalidades seriamente negativas, como defensa, juegos de azar, entretenimiento para adultos, alcohol y tabaco.  El caso es que algunos criterios ASG son más relevantes para algunas industrias. Las consideraciones medioambientales son primordiales para compañías petroleras, pero mucho menos para las financieras, donde son más relevantes los riesgos gobernanza y sociales.

Evaluar correctamente puede proporcionar una ventaja en crédito.

De manera que evaluar correctamente puede proporcionar una ventaja en crédito y creemos en un enfoque más flexible y matizado, seleccionando empresas de mejores fundamentales financieros y comportamiento ASG, el cual proporciona una visión más allá de los balances, en industrias críticas. Se trata de gestionar los riesgos de caída y elegir los ganadores, por contar con negocios más resistentes y, en última instancia, más rentables. Al respecto nuestros analistas de crédito reconcilia estados financieros y ASG y nuestros gestores adoptan un fondo enfoque de selección de abajo a arriba. No están vinculados a un índice, ni excesivamente influidos por tendencias macroeconómicas que tienden a distraer.

Riesgo de depender de los ranking ASG

Hay que tener en cuenta que al igual que la revolución industrial se vio facilitada por los dispositivos cada vez más precisos la inversión de ASG cuenta con cada vez mejores cuantificadores. Pero existe el riesgo para los gestores de activos de depender demasiado de estos ranking para construir la cartera de crédito, a pesar de que en algunos casos no añaden información relevante a las métricas financieras. Todavía hay inconsistencias de información en los informes empresariales, pero la tendencia es a mayor transparencia, incluso cuando no es requisito legal. El caso es que se ha creado una industria de ratings ASG, dominada por MSCI y Sustainalytics.

Son herramientas útiles, pero deben considerarse críticamente, pues, entre otras cosas, sus metodologías no son estrictamente comparables y, si bien las puntuaciones de ambas están razonablemente correlacionadas -la correlación de sus calificaciones generales es 0,57 según el informe de Barclays, “ESG Investing in Credit Markets”-, puede haber desacuerdo significativo. Por ejemplo, no hay correlación entre la evaluación de gobernanza en banca y en el sector de intermediación de valores.

Activos_globales_en_inversiones_sostenibles__billones_do_lares

Ir a la fuente