Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

Impact investing, filantropía e ISR: similitudes y...

Impact investing, filantropía e ISR: similitudes y diferencias

Impact investing, impacto de las inversiones ESG, impacto filantrópico… el término “impacto” está en todas partes. Pero, ¿qué significa exactamente y por qué está tan extendido? El impacto se define como el efecto en algo, la influencia de alguien, sus ideas y acciones.

Impact investing, filantropía e ISR: similitudes y diferencias

El entusiasmo por la palabra “impacto” procede principalmente de la creación reciente de un nuevo paradigma financiero que combina una propuesta social y medioambiental con un modelo económico viable: impact investing. Se ha demostrado en los últimos años que es posible combinar el impacto positivo social o medioambiental con un retorno financiero positivo.

El impact investing nació tras el estallido de la crisis financiera durante la cual un grupo de inversores pioneros, reunidos en la Fundación Rockefeller, decidieron construir una nueva economía para generar impactos positivos más allá del retorno financiero de las inversiones. Con este fin, el impact investing busca compañías, organizaciones o fondos que proporcionen soluciones sostenibles a los retos ambientales y sociales.

Las características principales del impact investing incluyen la intención explícita de los inversores de generar un impacto social y medioambiental positivo con rentabilidad financiera, medir ese impacto y comunicarlo al inversor de una manera transparente. Aplicable en teoría a todas las clases de activos, el impact investing favorece de hecho a mercados no cotizados como private equity, deuda privada y activos reales. El tamaño de este mercado se estima en 114.000 millones de dólares por Global Impact Investing Network y representa el 0,15% de las inversiones globales. El crecimiento del impact investing es muy rápido y ha aumentado un 17% anual durante los últimos tres años.

Tres enfoques específicos y complementarios

La filantropía, una doctrina de vida que pone la humanidad al frente de sus preocupaciones, difiere del impact investing en que no busca retornos financieros y se centra únicamente en la consecución de objetivos sociales y medioambientales. El filántropo actúa desinteresadamente y busca mejorar la vida de otras personas a través de vías como las donaciones, patrocinios o voluntariado.

La inversión socialmente responsable (ISR) consiste en integrar los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG), que constituyen los tres pilares del análisis extrafinanciero, en el proceso de inversión.

ISR: metodologías

Existen diferentes metodologías de ISR que pueden combinarse, entre ellas la exclusión, el enfoque “best in class” y el enfoque temático. La primera de ellas, la exclusión, es la metodología más popular en Europa en términos de activos bajo gestión. El objetivo de este método es evitar invertir en compañías con impacto negativo en el medioambiente o la sociedad, excluyendo ciertos sectores que contradicen los valores no financieros del inversor, como el tabaco o la pornografía, por ejemplo. Hay otras fórmulas, como excluir a los inversores que incumplen normas reconocidas internacionalmente, el respeto por el medioambiente y la lucha contra la corrupción.

El objetivo de la metodología “best in class” es centrarse en compañías que históricamente han tenido un rendimiento mejor que sus pares en un sector o industria según criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo. Cabe destacar que algunos combinan este enfoque con el “best effort” para alentar a las compañías a mejorar recompensando el progreso y no sólo a los mejores. El enfoque temático es el más débil en Europa pero está creciendo rápidamente. Trata de seleccionar emisores activos en temas o sectores relacionados con el desarrollo sostenible, como las energías renovables, la eficiencia energética o el agua.

Conclusión:

Estos tres enfoques de inversión son complementarios para cualquier inversor que quiera dar sentido a sus inversiones. Por un lado, la ISR ofrece una inversión líquida con un retorno que evita impactos negativos y promueve mejores prácticas en términos de respeto a los factores ESG. Por otro lado, el impact investing busca generar impacto positivo en el medio ambiente y la sociedad, así como un retorno positivo. La filantropía, por su parte, apoya proyectos innovadores o necesarios que no ofrecen una rentabilidad inmediata, como la falta de vivienda y otros ejemplos que podemos encontrar en Gingo, la plataforma de filantropía colaborativa de Degroof Petercam.