Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

El pulso ESG : la búsqueda de una vacuna

El pulso ESG : la búsqueda de una vacuna

 

En junio, se produjeron 300 cambios de calificación y perspectivas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) debido directamente al COVID-19 y a los efectos en la salud y la seguridad, lo que eleva el total a casi 1.500 entre abril y junio.

No es sorprendente que la mayor parte de las acciones de calificación relacionadas con ESG en junio siguieran derivando de la pandemia de COVID-19, aunque hubo varias relacionadas con factores de gobernanza. Ha habido algunos signos de restauración empresarial en partes de los EE. UU., así como en otros países que experimentaron un aumento de COVID a principios de año y donde el número de casos nuevos ahora está disminuyendo. En contraste, los casos han aumentado en los estados de Estados Unidos densamente poblados, incluidos Florida, California y Texas, así como en México, Brasil, España, Francia e India. Esto puede limitar el ritmo de recuperación en 2020 y en 2021, aunque actualmente no suponen más bloqueos a nivel nacional como en abril y mayo en Europa. Es probable que la actividad de calificación se mantenga elevada en los próximos meses a medida que resuelvan colocaciones anteriores de CreditWatch o las actualicen para nuevos desarrollos.

S&P Global Ratings reconoce un alto grado de incertidumbre sobre la evolución de la pandemia de coronavirus. El consenso entre los expertos en salud es que la pandemia puede estar ahora en su punto máximo o cerca de él en algunas regiones, pero seguirá siendo una amenaza hasta que una vacuna o un tratamiento eficaz esté ampliamente disponible, lo que puede no ocurrir hasta la segunda mitad de 2021. Utilizando esta suposición para evaluar las implicaciones económicas y crediticias asociadas con la pandemia, a medida que la situación evolucione, actualizarán sus suposiciones y estimaciones en consecuencia.

La pandemia sigue afectando las calificaciones soberanas, pero también lo hacen los factores de gobernabilidad.

El ritmo de las acciones de calificación soberana impulsadas por ESG se desaceleró un poco en junio con respecto a abril y mayo, y las calificaciones de grado especulativo siguieron siendo las más afectadas. La revisión de la perspectiva de Japón a estable fue una excepción que reflejó una reducción de la flexibilidad financiera. También lo fue la revisión de la perspectiva negativa de Malasia, que también reflejó factores de gobernanza, además de COVID-19.

A pesar de la reapertura gradual de la economía estadounidense en junio, algunos sectores de las finanzas públicas estadounidenses siguen presionados por los riesgos sociales para la salud y la seguridad derivados de la pandemia, lo que ha llevado a rebajas de calificación de varios niveles.

Los riesgos sociales continuaron atenuando los signos de un repunte económico más amplio, impulsando acciones de calificación relacionadas con la salud y la seguridad en junio en múltiples sectores de las finanzas públicas de EE. UU. Si bien el número de acciones de calificación impulsadas por ESG fue considerablemente menor (abril y mayo tuvieron muchas revisiones de perspectivas), la actividad a la baja en realidad aumentó en junio. Los gobiernos locales experimentaron 11 rebajas, de las cuales seis fueron multinivel vinculadas a bonos de gravamen prioritario garantizados por impuestos a la hospitalidad como los que se aplican a las habitaciones de hotel con fines de alojamiento. 

Impacto directo (ESG) versus indirecto (no ESG) de COVID-19

Desde S&P Global Ratings consideran la pandemia de COVID-19 como un factor de crédito social cuando creen que los problemas de salud y las medidas de distanciamiento social tienen un impacto directo en las actividades de una entidad. Dicho de otra manera, sus datos presentados aquí excluyen las acciones de calificación derivadas de la recesión desencadenada por la pandemia y de la desaceleración del petróleo y el gas que comenzó antes del brote de COVID-19 y está vinculada a un exceso de oferta y una guerra de precios. Sin embargo, para las calificaciones soberanas, consideran que los impactos macroeconómicos, fiscales y externos directos e indirectos de la pandemia se entrelazan y se alimentan entre sí, y por lo tanto, consideran las acciones de calificación desencadenadas por la recesión inducida por COVID-19 como relacionadas con la salud y la seguridad.


ARTÍCULOS RELACIONADOS