Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

Claves de la Taxonomía en Finanzas Sostenibles

Claves de la Taxonomía en Finanzas Sostenibles

A continuación presentamos la traducción de un documento de la Comisión Europea sobre las claves de la taxonomía que están desarrollando. Puede consultar el documento original en este enlace.

Para más información sobre los avances del Plan de Acción en Finanzas Sostenibles de la Comisión Europea puede acceder a este enlace.

Preguntas Clave

Es una lista de actividades económicas consideradas medioambientalmente sostenibles en los procesos de inversión.

Antes de invertir en una actividad económica medioambientalmente sostenible, los inversores deberán llevar a cabo la debida diligencia para evaluar si la inversión está en línea con su perfil de rentabilidad/riesgo.

Para proporcionar claridad y transparencia para inversores, instituciones financieras, empresas y emisores, con respecto a la sostenibilidad medioambiental facilitando los procesos de decisión informados con el fin de fomentar las inversiones en actividades medioambientalmente sostenibles.

Esta Taxonomía no es una lista obligada de inversiones, ni tampoco un estándar o una lista de exclusiones. Esta Taxonomía no está armonizada con las prácticas y estrategias de mercado existentes, en relación con las finanzas sostenibles.

La propuesta de Regulación*  sobre la Taxonomía define cuatro condiciones para que una actividad sea calificada. Una actividad debe:

a) Contribuir sustancialmente al menos uno de los seis objetivos medioambientales** definidos en la Regulación;

b) no generar impacto negativo significativo en el resto de objetivos medioambientales;

c) cumplir con las Mínimas Garantías Sociales; y

d) cumplir con los Criterios Técnicos de Selección (TSC, de sus siglas en ingles)


* http://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2018/EN/COM-2018-353-F1-EN-MAIN-PART-1.PDF

** Los seis objetivos medioambientales están definidos en la Regulación propuesta son: (1) mitigación del cambio climático; (2) adaptación al cambio climático; (3) protección y uso sostenible del agua y los recursos marinos; (4) transición a una economía circular, reducción de los residuos y reciclado; (5) prevención y control de la contaminación; (6) protección de la salud de los ecosistemas.

La regulación presenta numerosos requisitos para los TSC(Criterios técnicos de selección, de sus siglas en inglés), estos criterios están basados en la ciencia y son de carácter cualitativo y/o cuantitativo (conteniendo ambos si es posible), construidos sobre las prácticas de mercado y la legislación europea existente y considerando los impactos en el ciclo de vida.

La propuesta de Regulación sobre la Taxonomía proporciona el marco para el consecuente desarrollo de la taxonomía a través de actos delegados. Estos actos delegados especificarán cuales actividades económicas podrán ser consideradas medioambientalmente sostenibles en línea con los TSC.

Como primer paso, la Comisión europea crea un Grupo Técnico de Expertos (TEG, por sus siglas en inglés) en Finanzas Sostenibles el cual estará encargado de hacer una recomendación para junio de 2019* una primera lista sobre las actividades económica centrándose sustancialmente en los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático (mientras no dañen significativamente cualquiera de los otros objetivos medioambientales).

La Comisión Europea tomará en cuenta está recomendación, como preparación del primer acto delegado sobre taxonomía climática. Posteriormente los actos delegados seguirán expandiendo la taxonomía para cubrir otros objetivos medioambientales y conseguir una taxonomía medioambiental de la Unión Europea**.


*  El mandato puede extenderse hasta diciembre de 2019

** La regulación de  la Taxonomía propuesta también prevé una cláusula de revisión para ampliarla cubriendo también los objetivos sociales y, por lo tanto, identificar actividades económicas que contribuyan sustancialmente a lograrlos. 

Características Clave

La taxonomía necesitará ser regularmente actualizada para que refleje los últimos desarrollos políticos y tecnológicos.

Este trabajo será llevado a cabo por la Plataforma de Finanzas Sostenibles – según lo previsto en la propuesta de Regulación sobre la Taxonomía -, la cual remplazará al TEG después de cumplir su mandato.

La misma Plataforma aconsejará a la Comisión la inclusión de actividades económica que cumplan sustancialmente con otros objetivos medioambientales.

La taxonomía tendrá en cuenta las prácticas de mercado existentes. Esto hará más fácil de usar y asegurar que esté alineada con los marcos de referencia existentes.

La taxonomía solo contendrá actividades que contribuyan sustancialmente a los objetivos medioambientales, es decir actividades “verdes”. Sin embargo, no estar en la lista no significa que estas actividades sean consideradas “marrones”, es decir, aquellas que tienen un impacto negativo significativo sobre el medio ambiente.

Es un hecho, que algunas de las actividades no categorizadas tengan una contribución positiva a los objetivos ambientales (pero muy marginales) o simplemente sean neutrales.

La taxonomía también incluirá actividades en sectores económicos que tengan un impacto negativo en el medioambiente mientras reduzcan estos impactos negativos sustancialmente. Esto habilitará la transición de los sectores contaminantes hacia una gestión más verde.

Cualquier tecnología que cumpla con los criterios técnicos de selección (TSC), es decir cualquier tecnología que tenga una contribución sustancial y no tenga impactos negativos no significativos pueden ser considerados para ser calificadas dentro de la taxonomía. En este aspecto la taxonomía es “tecnológicamente-neutral”.

Para las instituciones financieras, la regulación solo establece requisitos de divulgación. A continuación, se muestra la forma en que los fondos verdes o los productos de inversión pueden utilizar la taxonomía:

Ejemplos uso taxonomía


ARTÍCULOS RELACIONADOS