EUROSIF ACOGE CON SATISFACCIÓN LA PROPUESTA SOBRE LA TAXONOMÍA Y LOS INFORMES DE SOSTENIBILIDAD EMPRESARIAL - Spainsif
Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

EUROSIF ACOGE CON SATISFACCIÓN LA PROPUESTA SOBRE ...

EUROSIF ACOGE CON SATISFACCIÓN LA PROPUESTA SOBRE LA TAXONOMÍA Y LOS INFORMES DE SOSTENIBILIDAD EMPRESARIAL

 

El 21 de Abril cuando las instituciones de la UE llegaron a un acuerdo sobre la histórica Ley del Clima de la UE que consagra los objetivos de reducción de GEI de 2030 y 2050, la Comisión Europea dio a conocer un importante paquete sobre legislaciones de financiación sostenible que mejorará aún más la capacidad de los inversores para contribuir al Acuerdo Verde Europeo reorientando el capital hacia inversiones sostenibles.

LAS OPINIONES DE EUROSIF SOBRE UN PAQUETE AMBICIOSO

1. La taxonomía de la UE no es perfecta, pero tenemos que empezar.

La Comisión propuso ayer proyectos de normas técnicas para identificar las actividades económicas consideradas sostenibles porque se alinean con los objetivos climáticos de la UE. Evidentemente, esta propuesta es el resultado de compromisos entre los deseos de los Estados miembros de la UE, los miembros del Parlamento Europeo y determinados sectores económicos.

Examinándolo desde un punto de vista científico, hay que reconocer que probablemente no es el resultado perfecto para todos y cada uno de los sectores y que la decisión sobre sectores controvertidos como el gas natural, la energía nuclear y la agricultura ha sido pospuesta. Sin embargo, creemos que ahora es importante que la Taxonomía funcione, para que las empresas e inversores puedan familiarizarse con su trabajo y empezar a aplicarlo. Es de esperar que esto también elimine muchos mitos que lo rodean y que hemos tratado de denunciar y explicar en el documento «Taxonomía de la UE: Fomentar un debate honesto». Y habrá oportunidades futuras para revisar el tratamiento de determinados sectores si la evidencia científica lo exige.

2. Corporate Sustainability Responsibility Directive (CSRD): el eje que falta para hacer un trabajo sostenible.

Las políticas emblemáticas como la Taxonomía, el SFDR y el Benchmark climático de la UE propuestos en el Plan de Acción de la UE sólo pueden funcionar si los inversores tienen acceso a datos de alta calidad de sostenibilidad de las empresas en las que invierten. Por lo tanto, la propuesta del CSRD es muy oportuna, ya que permitirá hacer que la Taxonomía y el SFDR sean plenamente efectivas. Todas estas medidas proporcionarán su beneficio una vez que se disponga de datos de alta calidad. Creemos que la propuesta de la Comisión Europea sobre la  Corporate Sustainability Responsibility Directive (CSRD) publicada ayer, aborda algunos de esos principales desafíos. Para Eurosif, estos son los puntos clave de la propuesta:

  •  Doble principio de materialidad
    La propuesta confirma que la presentación de informes sobre la sostenibilidad debe basarse en consideraciones de doble materialidad en torno a cómo les afectan los asuntos de sostenibilidad, e información necesaria para comprender el impacto que tienen en las personas y el medio ambiente. La materialidad financiera tenderá a centrarse en asuntos de sostenibilidad financieramente materiales, evitando al mismo tiempo asuntos vinculados a externalidades negativas notarias que, por definición, no son financieramente importantes. Informar sobre el impacto puede ayudar a capturar información vital sobre las externalidades negativas no valoradas que están en el centro de todos los desafíos de sostenibilidad que enfrentamos en todas las cuestiones sociales, ambientales y de gobernanza. Este principio también sustenta la SFDR y la Taxonomía de la UE.
  •  Net Zero 1.5
    La propuesta establece un mandato claro para exigir a las empresas de alcance que informen sobre cómo las empresas planean adaptar sus modelos de negocio y estrategias para hacerlos compatibles con un 1,5 °C de acuerdo con el Acuerdo de París y la Ley del Clima de la UE acordada ayer. Sin embargo, este requisito parece no reflejarse suficientemente en los European Sustainability Reporting Standards (ESRS). Sólo se refieren a normas que deben abordar la mitigación y adaptación al cambio climático, sin más especificaciones. Si bien vemos un número cada vez mayor de compromisos Net-Zero por parte de empresas no financieras y financieras de todo el mundo, debemos asegurarnos de que se incluyan requisitos básicos en torno a la calidad de estos estados, tales objetivos, metas y métricas provisionales, transparencia en escenarios y vías utilizadas y en qué circunstancias son elegibles las herramientas de compensación de carbono. Dado que el tiempo es esencial, especialmente en lo que respecta a la transición climática, necesitamos que las normas de información sobre sostenibilidad sean ambiciosas, con el primer conjunto adoptado en octubre de 2022.
  • European sustainability reporting standards (ESRS)
    Es esencial que los principios fundamentales establecidos en el CSRD se complementen con los European sustainability reporting standards (ESRS), que se desarrollarán sobre la base del asesoramiento técnico de la EFRAG. Apoyamos el hecho de que estas normas examinarán de manera más importante la información cualitativa y cuantitativa con visión de futuro en todos los indicadores agnósticos sectoriales, específicos del sector y específicos de las entidades. Es importante que el ESRS se desarrolle en una cooperación bidireccional constructiva con las principales iniciativas internacionales, y deben alinearse con esas iniciativas en la medida de lo posible teniendo en cuenta las especificidades europeas. Sin embargo, la alineación internacional no debe anular las especificidades europeas ni limitar las ambiciones de la UE de alcanzar los objetivos del Acuerdo Verde de la UE. Además, para salvaguardar la coherencia regulatoria y la coherencia tan necesarias en este ámbito, nos complace que el ESRS se centre primero en la información requerida por los participantes en los mercados financieros en el marco del SFDR (para octubre de 2022) y más adelante en la información pertinente para la aplicación de la Taxonomía de la UE y los Benchmarks de la UE en París y la transición climática.
  • Ámbito
    Apoyamos el ámbito revisado, incluyendo todas las compañías con valores que cotizan en los mercados regulados por la UE y todas las grandes empresas privadas, con un umbral reducido a 250 empleados. La estimación es que el número de empresas informantes crecerá de 11.000 actualmente a aproximadamente 50.000.
  • Garantías
    La exactitud y fiabilidad de los datos de sostenibilidad se basa tanto en estándares de presentación de informes adecuados como en un proceso adecuado de auditoría y verificación. Por lo tanto, apoyamos las propuestas de que se proporcione una garantía limitada sobre la información de sostenibilidad notificada de conformidad con las normas de presentación de informes sobre sostenibilidad. Siempre que sea posible, debe proporcionarse una garantía razonable que ofrezca mejores garantías para el usuario de la información.
  • Legibilidad electrónica y máquinaria
    Superamos la propuesta de que las empresas estén obligadas a informar de sus estados financieros e informe de gestión en formato electrónico único, comparable y verificable, utilizando información etiquetada digitalmente. Esto mejorará en gran medida la usabilidad y difusión de los datos del ESG y es esencial para la creación del Punto Único de Acceso Europeo.

 

Victor van Hoorn, Director Ejecutivo de Eurosif:

Sobre la taxonomía de la UE:
«Apoyamos la propuesta de la Comisión Europea sobre la Taxonomía. Si bien reconocemos que el tratamiento reglamentario de algunos sectores no se basa únicamente en pruebas científicas, creemos que el paquete global logra un cuidadoso equilibrio. Es obvio que esta herramienta será dinámica y el tratamiento reglamentario de los sectores tendrá que evolucionar en consonancia con las nuevas pruebas científicas. Esperamos que el Parlamento Europeo y el Consejo puedan adoptar rápidamente los actos delegados para garantizar que la Taxonomía entre en funcionamiento y que las empresas y los inversores se familiaricen cada vez más con su funcionamiento. Sólo una vez que empiece a aplicarse y veamos evidencia de su impacto podremos contrarrestar algunas de las críticas feroces e infundadas».

Sobre la propuesta de CSRD:
«El acceso a datos de alta calidad, comparables y verificados de las empresas sigue siendo la principal barrera para los inversores en la implementación de prácticas de inversión sostenibles. También es la principal ruptura de la aplicación plena y efectiva por parte de los mercados financieros del SFDR, la Taxonomía y los benchmarks climáticos de la UE. Por lo tanto, acogemos con gran satisfacción la propuesta de la CSDR, basándose en el principio de doble materialidad, la promesa de ambiciosos estándares de información sobre sostenibilidad teniendo en cuenta las especificidades europeas y una mayor atención en torno a las reclamaciones y promesas de las empresas sobre la alineación de sus negocios y estrategias con un escenario de calentamiento global de +1,5C en consonancia con el Acuerdo de París y el Derecho climático de la UE. Probablemente se necesitarán más medidas para reforzar la calidad y la precisión de las reclamaciones Net Zero para garantizar que se basen en objetivos y objetivos creíbles, respaldados por escenarios robustos y vías de transición sectorial».


ARTÍCULOS RELACIONADOS