Foro de Inversión Sostenible de España
reading FR

Métricas ESG: ¿es posible mejorar los resultados f...

Métricas ESG: ¿es posible mejorar los resultados financieros de las compañías incluyéndolos en los sistemas retributivos?

 

Las compañías son conscientes de que los criterios ESG van a ser fundamentales en las operaciones y estrategia de la compañía de cara a atraer potenciales inversores. Por esta razón, muchas compañías ya han decidido incluir o aumentar el peso de las métricas ESG en sus sistemas retributivos.

Larry Fink, CEO de BlackRock, la empresa de gestión de inversiones más grande del mundo, destacaba en la carta que escribe anualmente a los CEOs de las compañías donde participan en su capital social inversiones que “el riesgo climático es riesgo de inversión”.

El pasado mes de septiembre de 2019, millones de personas tomaron las calles para reclamar acciones frente al cambio climático, destacando muchos de ellos el fuerte impacto que puede tener en el crecimiento económico a largo plazo. Larry Fink determinó que “Los datos que demuestran los riesgos que plantea el cambio climático están incitando a los inversores a replantearse supuestos básicos sobre las finanzas modernas”.

En la citada carta, el CEO de BlackRock destacaba la línea estratégica que mantendría la entidad en las juntas generales de accionistas (“JGAs”): “estaremos cada vez más dispuestos a votar en contra del equipo directivo y los miembros del consejo cuando las empresas no progresen lo suficiente en la divulgación de información sobre sostenibilidad y en las prácticas empresariales y planes subyacentes”.

Evaluar el desarrollo y la inversión en ESG de las compañías en las operaciones corporativas

Pero no es el único. Cyrus Taraporevala, Consejero Delegado de State Street Global Advisors, destacó en su carta remitida a los Consejos de Administración antes de iniciar la temporada de Juntas Generales del ejercicio 2020, la intención de votar en contra de la reelección de los miembros de los Consejos de las compañías incluidas en los principales índices bursátiles que no hayan obtenido un buen resultado en su sistema de puntuación “Factor-R”, y no hayan establecido un plan para mejorar en materia de medio ambiente, social y de buen gobierno (en adelante “ESG”, por sus siglas en inglés). El sistema de puntuación “Factor-R” fue diseñado por el fondo State Street Global Advisors en 2019 con objeto de evaluar el desarrollo y la inversión en ESG de las compañías en sus operaciones corporativas. Dicho sistema se fundamenta en la medición de determinadas métricas ESG aplicables según cada sector.

Asimismo, Gary Retelny, Consejero Delegado de ISS, dijo estar a favor de las iniciativas que piden mayor divulgación de información en materia de ESG, en la medida en que considera que es importante que los accionistas sepan qué está pasando en el negocio. “Apostamos fuertemente por la creación de valor a largo plazo. A través de ese prisma realizamos muchas de nuestras evaluaciones” (Financial Times, 8 de febrero de 2020).

Los criterios ESG: fundamentales en las operaciones y estrategia de la compañía 

En este contexto, las compañías son conscientes de que los criterios ESG van a ser fundamentales en las operaciones y estrategia de la compañía de cara a atraer potenciales inversores. Por esta razón, muchas compañías ya han decidido incluir o aumentar el peso de las métricas ESG en sus sistemas retributivos.

Los inversores no solo están expresando su voluntad de invertir en las compañías que invierten y tienen en cuenta los parámetros ESG, sino que están solicitando expresamente a los Consejos de Administración que sean proactivos a la hora de considerar los criterios ESG en su estrategia a largo plazo, siendo suficientemente activos en su implantación y su transparencia en el corto plazo.

El Institutional Investor Survey de 2019, publicado por Morrow Sodali, estableció que el 89% de los inversores considera importante la inclusión de métricas de sostenibilidad tanto en los planes de incentivos a corto plazo como a largo plazo.

Hoy en día, un número significante de compañías incluye este tipo de métricas en sus sistemas retributivos, pero en realidad solo unos pocos le dan la importancia que realmente debería tener. El 50% de las compañías del S&P 500 incluyen objetivos ESG en sus sistemas de retribución anuales, de acuerdo con la información recogida por el equipo de Global Executive Compensation Analysis de Willis Towers Watson (Gráfico 1).

Pero, la cuestión principal que se hacen las compañías es, si aplicar una estrategia de crecimiento sostenible, conforme a criterios ESG, podrá tener un impacto positivo en sus resultados financieros, o si, por el contrario, se trata simplemente de una moda pasajera.

Las compañías son conscientes de que los criterios ESG van a ser fundamentales en las operaciones y estrategia de la compañía de cara a atraer potenciales inversores.

¿Podrá tener un impacto positivo en sus resultados financieros?

Esta pregunta era difícil de responder… hasta ahora, en la medida en que:

  • Las compañías con altos ratios de inclusión y diversidad son un 70% más propensas a tener éxito en nuevos mercados, y un 45% son más propensas a mejorar su cuota de mercado (“Índice Global de Competitividad del Talento 2018”. The Center for Talent Innovation, 2018).
  • Los investigadores del Instituto Peterson de Economía Internacional llevaron a cabo un estudio global de finanzas y gobierno entre 21.980 compañías cotizadas de 91 países diferentes. Este estudio revelaba una correlación positiva entre la presencia de mujeres entre los puestos de alta dirección y los márgenes de la compañía (“Why Diversity and Inclusion Matter: Financial Performance”. Catalyst, 2018).
  • El 85% de los CEOs de organizaciones que han aplicado una estrategia de inclusión y diversidad dicen haber mejorado sus resultados (CEO Survey. Price Waterhouse Cooper, 2015).
  • Las compañías con un propósito determinado mejoran su rendimiento en el mercado en un 42% (MarketWatch, 2019).

Un estudio sobre el compromiso de los empleados llevado a cabo por Gallup en 2016 determinó que el 87% de los empleados a nivel mundial no se sienten comprometidos con su trabajo, mientras que las compañías con empleados altamente comprometidos mejoran el rendimiento en comparación con sus competidores en un 147% en términos de beneficio por acción.

Pero, ¿en qué medida el compromiso de los empleados está ligado con la estrategia ESG?

Un estudio llevado a cabo en 2016 por Cone Communications reveló algunos datos interesantes:

  • El 64% de los empleados siente que su vida personal y profesional está cada vez más unida.
  • El 93% de los empleados quiere trabajar en una compañía en la que se preocupen de ellos a nivel individual.
  • El 75% de los empleados dice que su trabajo es más gratificante cuanto mayores son las posibilidades de generar un impacto positivo.
  • El 70% de los empleados sería más fiel a una compañía que les permitiera contribuir en temas importantes.

De acuerdo con este estudio, la inversión en ESG es un factor determinante a la hora de escoger un nuevo empleo. Los resultados indican que:

  • El 58% de los empleados considera los compromisos sociales y medioambientales de una compañía a la hora de escoger donde quieren trabajar.
  • El 51% de los empleados no trabajaría para una empresa que carezca de compromisos sociales y medioambientales sólidos.
  • El 55% de los empleados escogería trabajar para una empresa socialmente responsable, incluso si la oferta de trabajo es menor a nivel salarial.

Más allá de las perspectivas de inversores y empleados, las compañías que decidan invertir en ESG observarán como mejoran sus resultados financieros. El estudio de Cone Communications de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) llevado a cabo en 2017 reveló lo siguiente:

  • El 87% de los consumidores tiene una imagen más positiva de las compañías que demuestren compromiso social y medioambiental.
  • El 92% de los consumidores confían más en compañía que apoya cuestiones sociales y medioambientales.
  • El 88% de los consumidores serían fieles a una compañía que apoya cuestiones sociales y medioambientales.

Hoy en día, un número significante de compañías incluye este tipo de métricas en sus sistemas retributivos, pero en realidad solo unos pocos le dan la importancia que realmente debería tener.

La inversión en ESG también es una forma sensata de afrontar la gestión del riesgo

  • De acuerdo con el Informe de Riesgos Globales de 2019 del World Economic Forum, el fracaso en mitigar y adaptarnos al cambio climático es el segundo riesgo más relevante a nivel global al que se enfrenta la sociedad (¡después de las armas de destrucción masiva!). Desde un punto de vista medioambiental, las compañías se enfrentan a un riesgo real y tangible, derivado del impacto del cambio climático en la población, en sus activos y en sus sistemas (por ejemplo, el incremento en la frecuencia, duración y fuerza de los fenómenos meteorológicos adversos, que afectan a infraestructuras, a sus activos y a la continuidad del negocio; o, riesgos menos visibles en el corto plazo, como el incremento del nivel del mar). Además, las compañías se enfrentan a riesgos de transición en el cambio hacia una economía menos dependiente de energías que desprendan altos niveles de carbono (que puede derivar en un riesgo reputacional y/o en una mayor presión de la opinión pública, los partidos políticos, la normativa y los inversores, que puede producir un cambio en los modelos de negocio actuales).
  • No tener en cuenta el Fair Pay, la igualdad salarial, la discriminación vs la equidad y la transparencia también generarán riesgos que se traducirán en mayores costes financieros.
  • Como ejemplo, cabe destacar el vertido de petróleo que BP realizó en el Golfo de México en el año 2010 y el efecto adverso que tuvo en el precio de su acción. ¿Ya ha recuperado el valor previo a este suceso? Otro ejemplo, serían algunos de los escándalos que provocaron la crisis del sector financiero y que podrían haberse mitigado o evitado por completo si se hubieran establecido procedimientos de gobernanza más consistentes. En la actualidad, la confianza en el sector aún no se ha recuperado y los precios de las acciones todavía no alcanzan los valores previos a la crisis.

El mundo está cambiando. La gente está cambiando. La velocidad de cambio aumenta exponencialmente como consecuencia de las nuevas generaciones. Las personas quieren tener la sensación de que están contribuyendo de manera positiva a la sociedad, ya sea como empleado, como cliente o como inversor. El sentimiento generalizado es de “queremos (y podemos) hacerlo mejor”, y esto lo recoge la inversión en ESG.

El 50% de las compañías del S&P 500 incluyen objetivos ESG en sus sistemas de retribución anuales.

El punto de vista de Willis Towers Watson

La competencia es feroz en cualquier lugar. Las personas tienen la capacidad de escoger entre infinidad de productos, servicios, trabajos o inversiones. ¿Por qué iban a escoger una opción que no se preocupa en materia de ESG? ¿Crees que como compañía vas a ser capaz de competir con una empresa responsable que invierta en ESG por el simple hecho de bajar precios? ¿Cómo de buena tiene que ser tu oferta, o el beneficio que aportas, para que escojan tu compañía por delante de otras que sí invierten en ESG? ¿Cuánto vas a tener que reducir tus márgenes para ganar cuota de mercado? ¿No crees que merece la pena empezar a invertir en ESG, siendo pionero en el mercado, logrando contribuir a un mundo mejor y obteniendo mejores resultados? ¿Crees que serás capaz de atraer al mejor talento sin una estrategia ESG? ¿Crees que serás capaz de retenerlo?

Nadie dice que sea fácil, pero trabajando juntos lograrás vuestro objetivo.

  1. Escucha a tus clientes, inversores y empleados.
  2. Observa qué está pasando en el mercado, qué están haciendo tus competidores.
  3. Reflexiona cómo las métricas ESG van a aportar valor a tu organización y haz que forme parte de tu estrategia.
  4. Piensa como puedes reconvertir tus sistemas retributivos para fortalecer tu compromiso en ESG.

Equipo Talent & Rewards


ARTÍCULOS RELACIONADOS